Buenas practicas de manufactura

Un estudio realizado por el Instituto de Cardiología de Montreal demostró resultados clínicos positivos ante el uso de la colchina para reducir los riesgos en pacientes positivos de COVID-19

Este estudio se realizó entre 4488 pacientes de riesgo provenientes de Canada, Estados Unidos, Europa, Sudamérica y Sudáfrica. Estos pacientes fueron tratados con colchicina tan pronto fueron diagnosticados con COVID-19 positivo tras un PCR.

El estudio concluyó en 4159 pacientes positivos de COVID-19 mostraron una significante mejora tras el uso de colchicina reduciendo exponencialmente los riesgos de muerte y hospitalización.

El estudio fue realizado en Montreal Heart Institute’s Montreal Health Innovations Coordinating Center (MHICC) financiado por el Gobierno de Quebec, el National Heart, Lung, and Blood Institute of the U.S., el Instituto Nacional de la Salud (NIH), la filantropista de Montreal Sophie Desmarais, y el COVID-19 Therapeutics Accelerator.

La iniciativa del estudio fue impulsada por the Bill & Melinda Gates Foundation, Wellcome y Mastercard

Se espera que el estudio despierte e incentive el uso de la colchicina como tratamiento  y así prevenir la sobreocupación de camas en terapia intensiva y la falta de respiradores.

El doctor Jean-Claude Tardif, director MHI Research Center, Provesor de Medicina en Université de Montréal y principal investigador el estudio, declaró:

«Nuestro estudio muestra la eficacia del tratamiento de la colchicina en prevenir el fenómeno de ‘tormenta citoquina’ y reducir las complicaciones asociadas con el COVID-19 (…) estamos agradecidos de ofrecer la primera medicación oral en el mundo cuyo uso puede tener un impacto en la salud pública y potencialmente prevenir millones de complicaciones en pacientes de COVID-19”

Tal como lo explicó el Dr. Jean-Claude Tardif este descubrimiento vuelve a la colchicina el primer tratamiento oral efectivo que podrá ser implementado para tratar pacientes de COVID-19 no hospitalizados.

La absorción de la colchicina oral es rápida pero variable. Para su mayor efectividad debe ser suministrado tan pronto los pacientes sean diagnosticados con el virus. De esta forma se podrá reducir los desafíos a nivel infraestructura y costos con los que lidian muchos hospitales a lo largo del mundo.

Estadísticamente la colchicina:

  • Reduce un 25% el número de hospitalizaciones por complicaciones por COVID-19
  • Reduce un 50% la necesidad de respiradores para pacientes de COVID-19
  • Reduce un 44% las muertes a raíz de complicaciones por COVID-19

Al ya estar en circulación y comercialización previo a la pandemia de COVID-19, su distribución es mucho más accesible que otros métodos de prevención que se han estudiado anteriormente.

El Invima comenzará en la segunda semana de febrero su propio estudio sobre la cochicina. Se analizará en 120 pacientes positivos de COVID-10 con riesgo a ser hospitalizados por síndrome de dificultad respiratoria aguda.

La elección de los pacientes será aleatoria, pero no admitirá a ciertas personas como embarazadas y pacientes en quimioterapia, entre otros.

Se estipula que los resultados podrán apreciarse de cuatro a cinco meses. 

El Invima espera lograr tras este estudio reducir la necesidad de ir a la UCI para los pacientes con esta enfermedad y que los pacientes salgan más temprano del hospital.