Aplidin

El Aplidin (plitidepsina) es un medicamento para enfermos hospitalizados con covid-19 moderada que ya se encuentra en la última fase de su ensayo. En fases anteriores ya se ha recolectado los datos de más de 1.300 pacientes ya tratados con plitidepsina. 

La plitidepsina es un compuesto químico con propiedades antitumorales y antivirales. Esta al comienzo se utilizaba contra el cáncer. En los estudios posteriores empezó a mostrar efectividad contra la covid-19. Este medicamento actúa bloqueando la proteína eEF1A. Esta proteína está presente en las células humanas y es la que el SARS-CoV-2 utiliza para reproducirse e infectar a otras células del cuerpo. En conclusión, obstaculiza y detiene la propagación del virus dentro del cuerpo del paciente infectado de Covid-19. 

Este medicamento fue desarrollado por compañía gallega PharmaMar. La misma anunció que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) le ha dado autorización para iniciar el ensayo clínico de fase III. En esta nueva fase participarán alrededor de 600 pacientes, 100 de ellos serán distribuidos en 18 hospitales españoles distintos. Entre los centros elegidos se encuentran el Clínic de Barcelona, el Virgen del Rocío de Sevilla, el Ramón y Cajal de Madrid y el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. El resto de los pacientes se testearán simultáneamente en Reino Unido, Francia, Portugal y Suecia mediante el proceso Voluntario de Armonización (VHP) que permite el estudio clínico en los estados miembros de la Unión Europea. 

Para participar, los pacientes deberán cumplir únicamente dos requisitos:

  • Estar ingresados en alguno de hospitales y/o centros integrantes del ensayo 
  • Tener una infección moderada por coronavirus 

El objetivo principal del estudio es evaluar la eficacia de la plitidepsina frente al tratamiento que autoriza cada país. Actualmente en estos países se está utilizando dexametasona, o la combinación de dexametasona con remdesivir. El remdesivir fue uno de los más administrados en los comienzos de la lucha contra el virus, pero luego demostró ser poco relevante en su uso individual. Por eso mismo, lo primordial del estudio será estimar el porcentaje de plicitdepsina que debe ser administrada a los de pacientes para que logren una recuperación total al octavo día. Al mismo tiempo se busca que no vuelvan a ser ingresados por una infección causada por Covid-19 por al menos 31 días

Hay altas expectativas puestas en los resultados de esta fase. En el mes de enero la revista Science publicó que la plitidepsina es 27,5 veces más potente que el remdesivir. Si los resultados de este estudio son satisfactorios, este será el primer fármaco de este tipo aprobado en Europa. Se espera que su uso se popularice en todo el mundo como método efectivo en la lucha contra el Covid-19

El uso de hipertensivos en pacientes de Covid-19

Un metaanálisis de la información clínica de pacientes tratados por infección de coronavirus SARS-Cov-2 que tenían hipertensión, concluyó que no solo no es perjudicial continuar con el tratamiento antihipertensivo, sino que podría ser beneficioso. 

En el último año se realizaron varios estudios a lo largo y ancho del mundo para determinar el uso de hipertensivos en pacientes de SARSCov-2. Todos los estudios, por suerte, llegaron a conclusiones similares. 

La preocupación por estas drogas surgieron por el efecto de los BRA (bloqueadores de los receptores de angiotensina II) sobre la proteína ACE2. Esta proteína es considerada funcional a la infección de COVID-19. Se creía que esta aumentaría sus niveles ante el consumo de estos inhibidores. 

El Instituto de Investigaciones Médicas del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) en Argentina publicó sus resultados a mediados de junio del 2020. El estudio fue realizado por Silvia Sookoian y Carlos Pirola. Estos incluyeron resultados de 16 estudios clínicos que investigaron la evolución de 24.676 pacientes hipertensos infectados con COVID-19. 

Sookian explicó: 

“Había surgido un debate muy fuerte por una sospecha de que los pacientes que tenían COVID-19 y eran hipertensos y, por ende, estuvieran usando este tipo de drogas, podrían sufrir un agravamiento del curso de la infección. Ese debate clínico alrededor del mundo llevó a que la comunidad médica a que se preocupe y hubo pacientes con temor a seguir usándolas” 

La conclusión publicada indica que estos medicamentos además de ser seguros para dichos pacientes, también pueden tener un efecto protector. Los pacientes que tomaban antihipertensivos demostraron tener un 23% menos de riesgo de adquirir complicaciones causadas por su condición de salud cardiovascular

Investigadores y científicos de la Universidad de East Anglia, en la localidad inglesa de Norwich, publicaron su estudio realizado a casi 28.872 pacientes

El Dr. Vassilios Vassiliou, investigador principal de este trabajo, explicó: 

“Sabemos que los pacientes con enfermedades cardiovasculares tienen un riesgo particular de infección grave por Covid-19. Pero al comienzo de la pandemia, existía la preocupación de que medicamentos específicos para la tensión arterial alta podrían estar relacionados con peores resultados para los pacientes con Covid 19. Queríamos averiguar cuál es el impacto de estos medicamentos para las personas con Covid-19”. 

En su estudio compararon los datos de pacientes que estaban tomando IECA o ARA II. Se centraron en si estos presentaban eventos críticos y/o fallecimiento.

El resultado no encontró evidencia de que estos fármacos aumentarán la gravedad de Covid-19 o el riesgo de fallecimiento. La conclusión principal fue no interrumpir el uso de estos fármacos en pacientes que ya estaban tomándolos. No hubo resultados que indiquen sobre el uso de esos en pacientes con Covid-19 para mejorar su pronóstico. 

El Dr. Vassiliou declaró ante el resultado: 

“… Esto probablemente se deba al aumento del riesgo de infección en pacientes con comorbilidades como enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes. Pero lo realmente importante que demostramos fue que no hay evidencia de que estos medicamentos puedan aumentar la gravedad de Covid-19 o el riesgo de muerte. Por el contrario -añade- vimos que había un riesgo significativamente menor de muerte y resultados críticos por lo que, de hecho, podrían tener una función protectora, especialmente en pacientes con hipertensión… 

Gracias a estos estudios la comunidad médica puede estar tranquila de recetar estos medicamentos a sus pacientes con enfermedades cardiovasculares, ya que no habrá riesgo de complicaciones en caso de que este se contagie de Covid-19.

Estudio de covid-19

El laboratorio catalán ESTEVE comienza su estudio con pacientes para probar una molécula propia como antiviral frente al Covid-19. La empresa ha puesto en marcha el ensayo clínico en fase II, junto al Hospital del Mar de Barcelona y la Universidad Pompeu Fabra. 

Esta investigación clínica estudia la eficacia de la Ivermectina como antiviral frente al Covid-19. Se evaluará la eficacia antiviral del compuesto E-52862 para tratamiento temprano de pacientes ambulatorios con síntomas leves y con infección confirmada. 

El Dr. Jordi Monfort, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital del Mar, es el investigador principal del estudio. El Dr. Rafael Maldonado, Director del Laboratori de Neurofarmacologia, del Departament de Ciències Experimentals i de la Salut (Universitat Pompeu Fabra, IMIM) es el co-investigador. 

El Dr. Monfort destaca que 

«Un aspecto especialmente relevante es que el estudio se llevará a cabo en Centros de Atención Primaria situados en el área de influencia del Hospital del Mar de Barcelona». 

El E-52862 es un medicamento en investigación, desarrollado por ESTEVE. Aún no se encuentra comercializado. La empresa indica que han hecho previamente 13 ensayos clínicos: ocho de fase 1 y cinco de fase II con más de 900 pacientes en la indicación de dolor crónico. Hasta el momento, este era un medicamento experimental frente al dolor neuropático, pero se suma una nueva indicación tras este ensayo para dicha patología respiratoria. 

«Estudios internacionales publicados recientemente en revistas de prestigio como Nature y Science, indican que el receptor sigma-1 participa en la multiplicación viral, y sugieren que medicamentos con actividad frente a este receptor podrían tener actividad contra el virus que causa la COVID-19, reduciendo su carga viral y previniendo el deterioro clínico». 

Dice el Dr. Maldonado

Participan investigadores del Hospital del Mar, el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), el Centres d’Atenció Primària, Universitat Pompeu Fabra y el Centro de Investigación WeLab Barcelona. 

Los pacientes pertenecientes al estudio, son pacientes positivos del contagio confirmado mediante una prueba PCR. Su participación es totalmente voluntaria. Además de recibir el tratamiento ambulatorio estándar se dividirán en dos grupos. Al primero se le administrará, durante 14 días, una dosis diaria de E-52862. En el segundo grupo control será administrado un placebo en su lugar. 

Se determinará la carga viral de SARS-CoV-2 durante los días de tratamiento para comprobar si disminuyen gracias a E-52862. A lo largo del estudio, se estará monitorizando la evolución de los síntomas de COVID-19 y si se requiere la hospitalización de los pacientes. 

Con este ensayo, ESTEVE encabeza las investigaciones en el camino a encontrar un remedio para el SARS-CoV-2, patología causal de muchas muertes y complicaciones. 

Otros compuestos están siendo experimentados por las biotecnológicas PharmaMar y Oryzon. De momento son medicamentos no aprobados. Actualmente el único autorizado es el antiviral de Gilead: Veklury.

Este tipo de medicamentos y tratamientos se están investigando de forma paralela a la manufactura de las vacunas. Se espera que en un futuro cercano se pueda encontrar evidencias sobre estas terapias que puedan confirmar su eficacia.