Buenas practicas de manufactura
Política Industrial Farmacéutica

Desde hace unos meses, en Colombia se viene hablando de la Política Industrial Farmacéutica (PIF), un mecanismo que se ha vuelto de suma importancia para el sector de la salud en el país.

A pesar de la gran importancia que posee, muchos colombianos no están familiarizados con el término ni con lo que implica su implementación. La Política Industrial Farmacéutica es el vehículo que permite que más personas en el país tengan acceso a los medicamentos. Sobre todo en un momento crucial en el que las personas están demandando servicios en salud más competitivos y que sirvan para mejorar su calidad de vida.

Actualmente, el país ya cuenta con una política farmacéutica, pero asimismo existen grandes complejidades en el sector farmacéutico que pueden ser tratadas de una mejor manera y que permitirían que los industriales tengan la oportunidad de brindar mayores alternativas a la salud pública y enfocarse en el ámbito social. Para ello es necesario contar con el apoyo del Gobierno Nacional.

Es un hecho que Colombia requiere de esta PIF con suma urgencia debido a que en algunos casos son pocas las personas que logran tener acceso a ciertos medicamentos. Sin embargo, esta política ha sido cuestionada por diversos gremios y miembros del sector.

Según cifras proporcionadas por el Observatorio del Medicamento de la Federación Médica Colombiana (Observamed-FMC), el sector farmacéutico creció alrededor de 5.4 billones de pesos durante el periodo comprendido entre los años 2013 a 2018.

Sin embargo, este aumento se debió a los altos costos de los medicamentos y no al aumento de la producción de los industriales. La tasa de ventas se mantuvo cerca de los 1.012 millones de unidades vendidas durante todo el periodo.

Por otro lado, en el Sistema de información de Precios de Medicamentos (SISMED) los medicamentos de fabricación nacional disminuyeron cerca de 10 puntos porcentuales, mientras que la llegada de fármacos importados estuvo en aumento, es decir, que el 65% de los productos son de origen extranjero y solamente el 35% corresponde a los de fabricación nacional.

Ese contexto deja expuesto que este es el momento de brindar más participación a la industria farmacéutica nacional y brindarle mecanismos de apoyo que permitan cubrir un mayor número de usuarios.

La finalidad de crear una nueva Política Industrial Farmacéutica debe apuntar a que existan medicinas más económicas y a que se favorezca a los fabricantes de productos genéricos. Así los colombianos tendrán una mayor oportunidad de acceder a la salud, lo que disminuye el fallecimiento de personas por muertes evitables.

Es hora de activar motores y replantear las políticas farmacéuticas del país y comprender que este es un momento de suma importancia en el que la modernidad, la renovación y la evolución son factores decisivos para la salud de los colombianos y que otorgarle más oportunidades a la industria farmacéutica es un acto histórico que traerá grandes avances para el país.

 

El momento para la innovación

Además de brindarle la posibilidad a la industria nacional de tener mayor participación, este es un tiempo propicio para estimular la innovación y la creación de nuevas alternativas en materia farmacéutica.

Además, la creación de un mayor número de medicamentos permitirá que existan alternativas en épocas de desabastecimiento, y garantizar una mayor transparencia en materia de precios y de regulación dentro del sector farmacéutico.

De esta manera, no solo se otorgarán mejores posibilidades a las personas de tener un mejor acceso a la salud, sino que también generaría posibilidades de exportación de medicamentos por parte de Colombia hacia diversos países que demanden estas innovaciones.