principio activo de los medicamentos

No basta con saber qué efecto tiene un medicamento en su cuerpo. Conocer de qué está compuesto puede salvarle la vida o empeorarla si no sabe lo suficiente sobre lo que está consumiendo.

Aunque diariamente las personas consumen todo tipo de medicamentos, las personas solo tienen conocimiento, en algunos casos, de la finalidad que tiene para su salud, desconociendo sus componentes y lo que significa poseer un ingrediente activo y las consecuencias que trae para quien lo consume.

Un ingrediente activo es el componente de un medicamento responsable de sus efectos. Además del beneficio terapéutico, un ingrediente activo también puede causar efectos adversos o no deseados que pueden resultar en molestias para el paciente o algo peor. Cuando se prescriben la mayoría de los medicamentos, los efectos beneficiosos del medicamento deben superar cualquier efecto adverso. Además, los efectos adversos deben ser tolerables. Si los ingredientes activos de un medicamento son sustanciales e intolerables, generalmente se suspende el medicamento.

Según la FDA, Food and Drug Administration entidad estadounidense y autoridad internacional en medicación, un ingrediente activo “es cualquier componente que proporcione una actividad farmacológica u otros efectos directos en el diagnóstico, cura, mitigación, tratamiento o prevención de enfermedades, o que afecte la estructura o cualquier función del cuerpo del hombre o de los animales».

Los ingredientes activos también se conocen como ingredientes terapéuticos activos o ingredientes farmacéuticos activos. Además de los ingredientes activos, los medicamentos también contienen ingredientes inactivos, como colorantes, aglutinantes y conservantes.

Un ejemplo de ingrediente activo puede ser el Clorhidrato de sertralina.

El ingrediente activo de Zoloft, o sertralina, un medicamento recetado utilizado para tratar la depresión, es el clorhidrato de sertralina. El clorhidrato de sertralina es ligeramente soluble en agua. La sertralina inhibe la absorción de serotonina por las plaquetas sanguíneas en el cerebro. La sertralina probablemente tiene poco efecto sobre otros neurotransmisores, como la dopamina y la norepinefrina.

Los efectos adversos de la sertralina pueden incluir mareos, sarpullido cutáneo, nerviosismo, insomnio, náuseas entre otros efectos adversos.

Zoloft es un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) utilizado, además de la depresión, para tratar el trastorno depresivo mayor, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, el trastorno dismórfico premenstrual y el trastorno de ansiedad social.

Algunas veces los ingredientes activos de dos (o más) medicamentos interactúan de manera peligrosa. Por ejemplo, cuando Zoloft se mezcla con otros medicamentos psiquiátricos, pueden ocurrir cosas muy malas como rigidez, hipertermia, cambios en los signos vitales, irritabilidad, agitación extrema, delirio y coma.

La presentación clínica resultante es similar a la del síndrome neuroléptico maligno. Cabe destacar que el síndrome neuroléptico maligno se presenta como rigidez muscular, inestabilidad autónoma, fiebre y cambios en el estado mental en personas que están tomando antipsicóticos atípicos.

Otros ejemplos de ingredientes activos

El ingrediente activo de Prilosec, un medicamento de venta libre utilizado para tratar la acidez estomacal), es el omeprazol magnesio. El ingrediente activo de BJ’s Allergy Medicine, un medicamento de venta libre utilizado para tratar las alergias nasales, es la difenhidramina HCL, que también se vende bajo la marca Benadryl.

Cualquier componente de un producto farmacéutico destinado a proporcionar actividad farmacológica u otro efecto directo en el diagnóstico, cura, mitiga o previene enfermedades. Sin embargo, también puede afectar la estructura o cualquier función del cuerpo humano si no se usa adecuadamente y bajo conocimiento de expertos. Por ello no se automedique ni medique a los demás si no sabe de este tema o de medicina.

medicamentos

El acceso a los medicamentos es parte fundamental de toda política farmacéutica y, por ende, uno de los pilares fundamentales de las políticas de salud pública.

Sin embargo, América Latina es una de las regiones en las que adquirir medicamentos, sobre todo los de alto costo, se ha convertido en una problemática cada vez más compleja.

Aunque este es un problema que afecta a gran parte del mundo, el sur del continente americano es uno de los territorios que tiene mayores limitaciones para tratar enfermedades debido a los altos costos y al poco acceso que tienen las personas y las entidades.

Este fenómeno tiene un asunto particular y característico; por un lado quienes pagan los seguros y generan el dinero para los medicamentos no son ni quienes los recetan, que en este caso se puede hablar de los médicos, ni quienes los consumen, es decir, no todo el que paga por estos fármacos se beneficia de ellos.

Por otro lado, la investigación es propiedad de las industrias, y las patentes son la manera de recuperar el dinero que invierten para el descubrimiento de estos hallazgos. Esto hace que los monopolios y oligopolios sean los únicos poseedores de la información y, por ende, los precios caros se ponen a la orden del día.

¿Cuánto cuesta descubrir una molécula que salvará vidas?
Según estimaciones presentadas en 2018 por el investigador Thomas Pipo Briant, experto en la materia, se cree que este tipo de hallazgos empiezan en los 100 millones de dólares hasta los 4.200 millones.

Pero los datos demuestran que la ganancia para los laboratorios supera la inversión con creces. Esto es lo que causa que cada vez más los medicamentos sean inaccesibles, las investigaciones más complejas y el tratamiento de enfermedades sea un proceso lento y a veces infructífero.

Además de este contexto, el acceso a que los productos farmacéuticos también se ve limitado y necesariamente enfrentado a crecientes dificultades y retos, entre los que se encuentran los reducidos niveles de cobertura y fragilidad financiera de los sistemas de salud, las limitaciones de las redes de distribución de medicamentos y los problemas generales de acceso a los servicios sanitarios de una gran parte de la población. Esta situación es especialmente grave en el caso de los medicamentos de alto costo debido, en parte y principalmente, al innovador de derechos exclusivos temporales amparados en el sistema de patentes y que están concebidos como vehículo para el estímulo de la innovación.

También es cierto que la falta de transparencia de los mercados y las asimetrías de información constituyen otros de los mayores retos a los que hay que enfrentarse para lograr crear condiciones que faciliten la sistematización, incorporación y mejora en el acceso de nuevas tecnologías en los sistemas nacionales de salud de forma planificada y coherente con las necesidades sanitarias reales y basadas en evidencia.

Es necesario tener en cuenta que la mayoría de casos de personas fallecidas en América Latina no es por enfermedades de alta gravedad o imposibles de tratar, sino porque hay sociedades en los que no se ha considerado la importancia de solucionar este problema tan delicado para la humanidad.

Pero ¿cuál es la solución?
Sin duda esta es una pregunta que, prácticamente a diario, se formulan los expertos e investigadores. El continente está sumido en falta de innovación y en la necesidad de tener mayores presupuestos para la investigación.

Estos dos factores son los que, para muchos, están causando que la industria farmacéutica no avance y se encuentre limitada, más que en otros países y continentes.

Formar y apoyar más de cerca a la industria farmacéutica es una de las claves que llevaría a superar este inconveniente, sobre todo en países que carecen de evolución e investigación y que se ven atrasados en materia de medicamentos.

Otro pilar importante es que los medicamentos biológicos son más costosos y complejos en materia de creación que los plásticos. Esto se debe porque es más difícil determinar su formación molecular y el número de átomos que los conforman. Por ellos los conocedores sugieren que la opción más cercana es la de optar por biosimilares.

Estas son básicamente copias de los medicamentos que no son idénticos a los originales y producen resultados, prácticamente, iguales y son más económicos debido a que no requieren de un excesivo número de pruebas para ser desarrollados.

medicamentos-falsos

Un medicamento falso es un producto farmacéutico que no es lo que pretende ser. Sin embargo, esta no es la peor consecuencia que puede traer su consumo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras entidades reconocidas en diversas partes del mundo, un medicamento falso se denomina como “cualquier producto farmacológico mal desarrollado  o hecho para parecer mejor de los que realmente existen y que están autorizados, soportados por investigación científica”. El término también puede referirse a una droga que es deliberada y fraudulentamente mal etiquetada con respecto a su identidad y/u origen o con un empaque falso.

Las consecuencias mortales del uso de medicamentos falsificados son bien entendidas como un desafío para la integridad de los sistemas de salud pública en todo el mundo, y también como una amenaza para la salud de las personas y el bienestar individual.

 

A pesar de las consecuencias funestas y desastrosas que trae la comercialización y consumo de estas sustancias, el control aún es insuficiente. Esta problemática no se debe a que las entidades reguladoras no ejerzan un estricto seguimiento, sino a que el mercado negro de los medicamentos en el mundo es un negocio complejo y reiterativo.

Es por eso que dichas entidades invitan permanentemente a las personas a denunciar y a dar parte a las autoridades sobre casos que se conozcan sobre este tipo de medicamentos falsificados.

Sin embargo, detectar un medicamento falso resulta ser una tarea muy difícil para los consumidores debido a que se requiere de diversas pruebas de laboratorio, conocimientos y equipos especiales que determinen de una forma puntual y precisa si se trata de una falsa medicina.

Es por eso que con los siguientes consejos usted podrá evitar caer en las manos de falsificadores y convertirse en un conocedor del tema para que proteja la integridad de su familia y de sus seres queridos.

  1. Inspección visual

La inspección visual según lo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) (1999) sigue siendo el primer paso para identificar posibles medicamentos falsos, independientemente de los métodos analíticos utilizados. Esto se debe a que dicha observación sirve para identificar productos falsos incluso en ausencia del conocimiento de las características físicas de un producto farmacéutico genuino. Siempre examine cuidadosamente tanto el paquete como su contenido antes de comprar o usar.

Tenga en cuenta que esta inspección incluye analizar y mirar con detenimiento el paquete, determinar si parece sospechoso o si presenta señales erradas como mala impresión, manchas de medicamento, olores extraños o roturas.

Compruebe si el sello de seguridad ha sido manipulado buscando roturas o desgarros en la cinta de sellado y en los sellos.

Busque y examine las fuentes, los tamaños de fuente, colores de impresión y errores ortográficos inusuales.

Compruebe la legibilidad de la información de los envases primarios y secundarios.

Revise con detenimiento el número de lote, la fecha de caducidad y la dirección del fabricante. Si se trata de un medicamento que tiene dos empaques (por ejemplo caja y frasco) cerciórese que los datos consignados en el envase secundario coinciden con los del envase primario.

Muy importante que tenga en cuenta si la dirección del fabricante es rastreable, es decir, si contiene la ubicación exacta de la empresa y no sólo la dirección del país. Además, compruebe si el número de registro  está debidamente impreso o si parece estar manipulado.

  1. Inspección visual de la forma de dosificación

Determine si existen diferencias en la apariencia física (uniformidad de color, tamaño, forma, consistencia, etc.) del medicamento. Según lo establecido por la OMS, los defectos físicos que se encuentran comúnmente y que deben ser tenidos en cuenta incluyen:

  • Exceso de polvo y/o trozos de comprimidos en el fondo del envase (de comprimidos desgastados, aplastados o rotos);
  • Grietas o astillas en los comprimidos, hinchazón, moteado, decoloración, fusión de los comprimidos;
  • Apariencia del cristal en las paredes del recipiente o en la tableta.
  • El endurecimiento o reblandecimiento, agrietamiento, hinchazón, moteado o decoloración de la cápsula también deben ser tenidos en cuenta.
  1. Fuente u origen

La fuente donde se compra el medicamento también determina si usted está adquiriendo una medicina falsa o no. Obtener su receta en una farmacia de buena reputación reduce en gran medida sus posibilidades de comprar medicamentos falsos.

Absténgase de comprar medicamentos a vendedores no calificados, buscar en en sitios no autorizados y en las calles. Estas condiciones aumentan sus posibilidades de comprar medicamentos falsos o sustancias nocivas para la salud.

  1. Precio

Esta es otra forma de identificar el producto falso. Si el precio es mucho más barato de lo que se espera, entonces hay que pensarlo dos veces. Sin embargo, esto puede no ser siempre cierto, especialmente en el caso de algunos productos genéricos que pueden venderse al mismo precio que los genuinos.

  1. Efecto secundario inesperado

La mayoría de las veces, los medicamentos falsificados contienen sustancias inertes distintas del ingrediente farmacéutico activo (API) correspondiente. También pueden contener sustancias incorrectas o peligrosas y dosis inadecuadas  que no producen ningún efecto terapéutico.

Los efectos secundarios inusuales, las reacciones alérgicas o el empeoramiento de una afección médica después de tomar un medicamento pueden ser un indicio para identificar si se trata de un medicamento autentico. Si presenta alguno de estos síntomas, la medicación debe ser suspendida una vez que se note cualquier anomalía.

Tenga en cuenta que actualmente existe una cantidad infinita de medicamentos falsificados y de calidad inferior en el mercado  y los impactos negativos de estas sustancias no conocen fronteras ni límites.

Siempre consulte a las entidades expertas en el tema para cualquier duda, adquiera sus medicamentos en sitios autorizados y certificados por laboratorios reconocidos por las autoridades encargadas del tema.

(más…)

Invima logo

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) ha recibido notificación que en Perú se identificó la comercialización ilegal de los lotes 1050626, 1081296, 1071254 de Apronax® Tabletas de 550 mg, los cuales tampoco han sido importados a Colombia por el titular aprobado por este Instituto, por lo que se consideran productos fraudulentos. Por tratarse de productos fraudulentos, se desconoce su cadena de comercialización, condiciones de almacenamiento y transporte y contenido real, lo que podría afectar la salud de quienes lo consuman. Aunque aún no se ha detectado la comercialización de este producto en Colombia, existe la posibilidad que el mismo pueda ingresar de forma ilegal al país. Por lo tanto, el Invima alerta a la población de los posibles riesgos para la salud e invita a la ciudadanía a siempre verificar el registro sanitario.

Medidas para la comunidad en general

  1. Absténgase de adquirir los lotes del producto previamente listado.
  2. Si está consumiendo estos lotes, suspenda su uso así no haya presentado eventos adversos, solicite el cambio del producto e informe a su médico tratante sobre esta alerta.
  3. Denuncie los lugares donde se distribuya o comercialice los lotes del producto previamente listado, a través de la página web del Invima en «Servicios de Información al Ciudadano» – «Peticiones, denuncias, quejas y reclamos» – «Denuncie aquí». Acceda directamente a través del enlace relacionado al final de la alerta.
  4. Si ha presentado algún evento adverso, asociado al consumo del lote del producto mencionado, repórtelo a través de la página web del Invima, en la ruta indicada en el punto 3. Finalmente, el Invima recuerda a la población en general que pueden consultar la veracidad de los registros sanitarios ingresando a www.invima.gov.co / Consulte el registro sanitario o gratis desde su celular Tigo o Movistar teniendo en cuenta los siguientes pasos:

a) Marque desde el teléfono celular al *767# y luego de la opción llamar

b) Seleccione la opción, «2. Consulta registro sanitario Invima»

c) Luego seleccione el número del producto que se desea consultar, ejemplo: alimentos, medicamentos, bebidas alcohólicas, etc.

d) Ingrese el número (alfanumérico) del registro sanitario que aparece en el empaque del producto.

e) A través de un mensaje de texto llegará la información de los principales datos del registro sanitario.

Medidas para secretarías de salud departamentales, distritales y municipales

  1. Realice las actividades de inspección, vigilancia y control en los establecimientos de su competencia, donde potencialmente puedan comercializar estos lotes del medicamento y tome las medidas sanitarias a que haya lugar.
  2. Informe al Invima en caso de hallar los lotes mencionados del medicamento y gestione su destrucción.
  3. Reporte los eventos adversos asociados al consumo de los lotes de este producto al Programa Nacional de Farmacovigilancia del Invima. Alerta Invima No. 070-2018 Página: 2 de 3 Alerta Invima No. 070-2018

Medidas para Instituciones Prestadoras de Servicio de Salud – IPS y profesionales de la salud

  1. Absténgase de comercializar y utilizar los lotes objeto de esta alerta.
  2. En el evento de encontrar existencias, informe a la Secretaría de Salud y al Invima y gestione su destrucción.

A los establecimientos titulares, distribuidores y comercializadores

Absténgase de distribuir y comercializar los lotes de este producto, so pena de ser sujeto de la aplicación de medidas sanitarias y procesos sancionatorios.

Medidas para la Red Nacional de Farmacovigilancia

El Invima solicita que desde los programas institucionales de farmacovigilancia se realice la búsqueda activa para la detección de reacciones adversas que involucren estos productos y se notifiquen al Invima

INVIMA

En Colombia hay muchos productos de comercialización ilegal, lamentablemente algunos medicamentos o suplementos no son la excepción a esto.

 Una gran cantidad de los colombianos busca soluciones rápidas a diferentes situaciones que se les presentan, en muchas ocasiones una de ellas es la salud o aspectos relacionados con esta. Por ello, la venta de productos cuya promesa corresponde a reducir tallas, aumentar el cabello o reducir celulitis, en tiempo record, tiene una gran acogida en los clientes, sin saber el riesgo al que se enfrentan.

Fue por esto que el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) desde finales del año 2017, inició la campaña Milagrosos sospechosos, que tiene como principal objetivo concientizar a los colombianos acerca de la rigurosidad con la que se adquieren los medicamentos o (más…)

Medicamentos
En América Latina mueren al año 700 mil  personas  por no acceder a medicamentos, asegura la OMS.
Por: UNIDAD DE DATOS EL TIEMPO
17 de mayo 2017 , 08:10 a.m.
De www.eltiempo.com/datos/alto-costo-de-los-medicamentos-en-colombia-87908
Hace 28 años el ex presidente colombiano Ernesto Samper Pizano fue víctima de un atentado, recibió una transfusión sanguínea y se contagió con hepatitis C. Tiempo después se curó porque su EPS pagó 84 mil dólares por la cura: sofosbuvir, un medicamento que tomó durante 12 semanas.

Muchos años después, ya en la secretaría técnica de Unasur, Samper Pizano recibió la visita de los representantes de la farmacéutica, quienes llegaron a proponerle que podían rebajar el costo del medicamento a 6.400 dólares, teniendo en cuenta que la enfermedad se estaba extendiendo en Suramérica. En Colombia se estima que sean 425.000 personas, según la Organización Mundial de la Salud, cifra sobre la que no hay un acuerdo.

Cuando a Samper lo buscaron en Unasur y le propusieron una negociación para bajar el costo del tratamiento, había diversas compañías interesadas en producir el genérico de sofosbuvir. “Entonces yo les dije, perfecto, pero me van devolviendo los 78 mil que me robaron”.

samper

El caso de Ernesto Samper y la hepatitis C, enfermedad de infección del hígado que se transmite a través de la sangre y de convertirse en crónica puede terminar en cirrosis o cáncer de hígado, supone que quien tenga la enfermedad puede curarse adquiriendo el medicamento costoso, o someterse a un trasplante de hígado que está por el orden de los 100 mil dólares. 16 mil dólares más que tomar sofosbuvir

«Colombia enfrenta 140 mil fallos judiciales al año…la mayoría tienen que ver con acceso a medicamentos»

El caso ejemplifica muy bien las barreras para el acceso a medicamentos. Las medicinas fueron el sexto producto más comercializado en el mundo en el año 2015 al igual que en Colombia, según las cifras de comercio de la división estadística de las Naciones Unidas.

Este problema genera dos consecuencias graves. La primera de carácter sanitario. En el mundo hay 2.000 millones de personas que no disponen de los medicamentos necesarios para tratarse. En América Latina mueren al año 700 mil por no acceder a medicamentos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una segunda consecuencia es la crisis de los sistemas de salud, como el colombiano, que económicamente no soporta cubrir medicamentos de alto costo, pero lo hace. En Colombia el costo de los medicamentos está cubierto por el Sistema de Salud. Los colombianos pagan de su bolsillo el 15% del costo de gastos en salud, que es una de las porciones más bajas en los países en América Latina que en promedio gastan el 40%, incluso es más baja que el 20 % en promedio que pagan en los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

¿Qué hacer? Las críticas a la industria farmacéutica que según expertos pone por encima del derecho a la vida los intereses comerciales en cuanto al costo de producción de medicamentos, es un problema de muchas caras. En Colombia, el Ministerio de Salud ha decidido hacerle frente regulando los precios de algunos medicamentos, enfrentando con ello todo tipo de presiones internacionales e incluso internas.

Esta barrera en la puerta de entrada definiendo precios, puede ayudar no solo a bajar los gastos en salud sino también a generar un incentivo para que la industria se enfoque en medicamentos que realmente sirvan para la población. Sin embargo, la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos de Investigación y Desarrollo (Afidro) ya hizo sus reparos jurídicos al tema.

Pero mientras el sistema cambia y se ven mejores resultados, el hueco en las finanzas de la salud colombiana como consecuencia de los altos costos de los medicamentos es ya irreversible.

GINNA MORELO, RAFAEL QUINTERO Y CLAUDIA BÁEZ
​Unidad de Datos de EL TIEMPO